¿Cómo afecta el coronavirus a los niños en comparación con los adultos?

164
Comparación de coronavirus entre niños y adultos - Noticiero de Venezuela

Un nuevo estudio realizado por investigadores chinos encontró que los pacientes pediátricos de coronavirus tuvieron mayores incidentes de síntomas iniciales como fiebre, vómitos y diarrea que los pacientes adultos y a menudo se recuperaron un promedio de 3 a 4 días después del tratamiento.

Comparación de coronavirus entre niños y adultos

El estudio se publicó el 16 de junio en la revista de acceso abierto PLOS Medicine.

La investigación sobre los casos pediátricos de COVID-19 es todavía limitada, pero este nuevo estudio ofrece una perspectiva novedosa acerca del diagnóstico temprano y el control de la epidemia de coronavirus en los niños y podría mejorar la intervención al tiempo que el temprano diagnóstico.

Los investigadores trataron de abordar la brecha de conocimiento pediátrico en un esfuerzo por proporcionar una visión del diagnóstico temprano y la evaluación de COVID-19 en los niños para realizar una comparación de coronavirus entre niños y adultos.

Lo que el estudio arrojó

El equipo de investigadores, dirigido por Xihui Zhou del Primer Hospital Afiliado de la Universidad de Xi’an Jiaotong en China; analizó los datos clínicos de 34 pacientes de COVID-19 entre el 27 de enero y el 23 de febrero.

Tenían edades comprendidas entre 1 mes y 12 años, y procedían de cuatro hospitales de China.

Se analizaron las características clínicas y epidemiológicas sobre la base de los datos demográficos, el historial médico, las pruebas de laboratorio; los resultados radiológicos y la información sobre el tratamiento.

De los pacientes estudiados, 14 eran hombres y 20 mujeres.

En total, el 18 por ciento de los pacientes tenían formas leves de COVID-19 mientras que el 82 por ciento tenía formas moderadas.

A diferencia de los pacientes adultos, la fiebre y la tos fueron los síntomas iniciales más comunes y los pacientes se recuperaron normalmente en un plazo de 3 a 4 días después del tratamiento.

La opacidad del vidrio molido, que es un área de mayor nebulosidad en los pulmones a través de la cual los vasos sanguíneos pueden verse todavía; es común en los adultos. Pero estas opacidades eran raras en los casos pediátricos.

Además, los pacientes solían ser hospitalizados durante un período de tiempo relativamente corto. Todos fueron dados de alta y la estancia media en el hospital se registró en 10 días.

¿Serán los niños un riesgo para los adultos?

Los investigadores no encontraron pruebas directas de la transmisión de niños a adultos. Pero advirtieron que los responsables de la formulación de políticas deberían considerar el riesgo de transmisión en grupo familiar de niños portadores del virus al tomar decisiones sobre el control de la epidemia, haciendo dicho estudio sobre la comparación de coronavirus entre niños y adultos.

«Este es el primer dato que muestra claramente la alta incidencia de casos atípicos de COVID-19 en niños», dijo el Dr. Dimitar Marinov, profesor adjunto del departamento de higiene y epidemiología de la Universidad Médica de Varna, Bulgaria, cuyo trabajo de investigación incluye el control y la prevención de enfermedades infecciosas y que ha seguido de cerca las tendencias de COVID-19.

«El síntoma más común sigue siendo la fiebre, como en los adultos, pero los incidentes de tos productiva, vómitos y diarrea son mucho más altos que en los adultos», dijo. «La tos en los adultos es típicamente seca y rara vez hay vómitos».

Asimismo, dijo que el estudio demuestra una vez más la imprevisibilidad de la enfermedad.

El nuevo estudio resalta el hecho de que se desconoce mucho sobre el patógeno que subyace a la enfermedad y que hay mucho más que aprender, añadió la Dra. Teena Chopra, profesora de enfermedades infecciosas de la Facultad de medicina de la Universidad Estatal de Wayne en Detroit.

«Lo que es interesante es que los niños [del estudio] no presentaron una enfermedad grave, a diferencia de los adultos», dijo. «Y la mayoría de ellos tenían síntomas leves o moderados».

«Hay una comprensión limitada de lo que sabemos sobre COVID-19 en los niños», dijo Rathore, vicepresidente de distrito de la Academia Americana de Pediatría.

«Tenemos que prestar más atención a los niños. Muchas veces la gente asume que los niños no pueden infectarse. Creo que los niños obviamente pueden contagiar a otros. Los síntomas pueden ser más leves, pero sin duda pueden contagiar a otros», añadió.

Sin embargo, el estudio tiene limitaciones. Por un lado, dijo Chopra, es un estudio retrospectivo, que tiene algunas debilidades inherentes a su diseño.

«Con los estudios retrospectivos hay mucho sesgo», dijo. «No se puede aleatorizar, hacer cambios u ordenar laboratorios en pacientes que respondan a preguntas. Ya tienes los datos y tienes que trabajar con ellos. Hasta que los datos se acoplen con los datos moleculares y se haga la secuenciación del genoma completo, es muy difícil sacar conclusiones. Eso podría darnos mucha información».

«Parece que en los niños hay una manifestación diferente del virus», añadió.

«El informe destaca el hecho de que los niños pueden ser afectados por el virus».

Marinov añadió que el bajo número de participantes es una limitación significativa y que se necesitan muestras más grandes para confirmar estos hallazgos.

Aun así, Chopra añadió que el estudio tiene muchas implicaciones para las autoridades que ponderan decisiones como la reapertura de escuelas en el otoño.

Aunque el tamaño de la muestra es «pequeño, nos da una visión del mundo de los niños y nos ayuda a entender el impacto en un grupo de edad más joven», dijo Chopra que sirve en el grupo de trabajo de reapertura de Wayne State, así como en una escuela del área de Detroit.

Continúa leyendo: Los niños con depresión materna tienen un mayor riesgo de problemas de conducta.


Únete a nuestro canal en Telegram Noticiero de Venezuela

Apoyarnos donando un "aguacate" para nuestro equipo.
El periodismo sigue vivo gracias a tí.

Donaciones NDV