China lanzará una misión espacial más allá del sistema solar

125
china lanzara una mision espacial
paginas web en valencia

La nueva carrera espacial entre China y Estados Unidos sigue subiendo en intensidad. Después de aterrizar en la Luna y traer rocas a la Tierra o llegar a Marte, China se está preparando ahora para abandonar el sistema solar en 2049 con dos nuevas naves interplanetarias.

Las lanzarán dentro de tres años y, si todo sale como planean, China se convertirá en el segundo país en la historia en superar la barrera de las 100 unidades astronómicas (UA), la distancia que marca la frontera exterior del cinturón de Kuiper. 

El evento coincidirá con los 100 años de la fundación del estado moderno chino, cuando las fuerzas lideradas por el dictador Mao Zedong ganaron la guerra civil y este proclamó la República Popular China. Solo la NASA ha conseguido superar esa marca con las sondas Pioneer 10, Pioneer 11, Voyager 1 y Voyager 2. Voyager 1 se encuentra ahora a 154 UA, el objeto humano más lejano, después de superar la barrera de la onda de choque terminal del Sol en diciembre de 2004 a una distancia de 94 UA. 

El 5 de agosto del 2012, Voyager 1 llegó a la heliopausa, la burbuja donde el viento solar se encuentra con la radiación cósmica del espacio interestelar, un hito que Voyager 2 rebasó el 25 de noviembre de 2015.

Tanto Voyager 1 como Voyager 2 viajan ya por el espacio interestelar, abandonando el sistema solar, la primera rumbo a la estrella Gliese 445 (a 17,6 de años luz) y la segunda a la estrella HH Andromedae (a 10.3 años luz).

China busca doblete

Como la NASA con las Pioneer y la Voyager, China quiere que sus sondas estudien varios planetas en su peregrinaje hacia las estrellas. Las dos pasarán por Júpiter para coger impulso en su camino. Una de ellas, además, pasará por Neptuno. 

Su objetivo con este doblete —según el candidato a doctor en astrofísica por la universidad de Rice Asa Stahl— no solo es celebrar el centenario con una misión científica que demuestre el poderío espacial chino, sino además estudiar el clima y el viento solar. 

Este, dice Stahl, es un conocimiento vital para poder mantener satélites en el espacio. Y lo es aún más teniendo en cuenta las ambiciones espaciales de China, que está dispuesta a ganarle la batalla a Estados Unidos en la colonización de la Luna, Marte y el resto del sistema solar. 

Mientras, la NASA se está preparando para el lanzamiento de otra misión más allá del sistema solar —llamada Interstellar Probe— que tendrá lugar de 2030 a 2080.

La nueva carrera espacial

Ahora mismo, China tiene la misión Tiawen 1 orbitando Marte. Tienen planeado aterrizar un ‘rover’ en mayo o junio de este año, una misión muy complicada en la que podrán demostrar hasta dónde han llegado tecnológicamente. 

Aproximadamente el 60% de todas las misiones que han intentado aterrizar en el planeta rojo han fracasado, lo que da una idea de la complejidad de entrar en la atmósfera y llegar al suelo marciano con éxito. 

El hecho de que sea un ‘rover’ lo hace más difícil todavía. Otro hito será el lanzamiento de su nueva estación espacial, que esta vez será permanente. Aunque todavía no hay fecha fija, sabemos que China lanzará su primer módulo —el Tianhe, de 22 toneladas y cuatro metros de diámetro— en los próximos meses o semanas. Su plan es completarla antes de 2022 lanzando 11 misiones, tres de ellas para poner sus módulos en órbita.

Los chinos también se han aliado con Rusia para construir una base lunar de investigación, aunque todavía no hay detalles ni fechas. 

De hecho, el anuncio conjunto hablaba de que todavía no sabían si iba a ser en la superficie o en órbita. Hay otros proyectos que han anunciado aunque no sabemos cuándo los completarán —o si realmente los completarán— por el secretismo de la agencia china, que suele dar alguna pista para luego sorprender con lanzamientos y logros inesperados. 

En septiembre del año pasado, por ejemplo, lanzaron en secreto un transbordador espacial. Uno de estos proyectos es la creación de una flota de naves nucleares reutilizables para, según afirman desde la agencia espacial china, realizar operaciones de minería en asteroides.  

El Gobierno de Pekín está apostando muy fuerte por el espacio. Su presupuesto espacial ha aumentado aproximadamente un 300% desde principios de los 2000 y en 2020 ha superado ya al ruso con 8.900 millones de dólares. 

Pero Estados Unidos está todavía a años luz de distancia en experiencia, tecnología y presupuesto, con 41.000 millones de dólares. Y lo estarán aún más con SpaceX y el resto de las compañías privadas que se han lanzado a la conquista del espacio. 

Las próximas décadas van a ser el salvaje oeste en el espacio, con compañías y países intentando plantar estacas para reclamar territorios en el espacio. Aunque esté prohibido por los tratados internacionales, la carrera ya está en marcha.

Continua Leyendo: Tres exploradores están listos para llegar a Marte


Únete a nuestro canal en Telegram Noticiero de Venezuela

Síguenos en Nuestras Redes Sociales:

Facebook: Noticiero de Venezuela

Instagram: @noticierodevenezuela

marketing digital