El Pentágono quiere eliminar las pandemias para siempre

139
Pentágono quiere eliminar las pandemias
paginas web en valencia

El objeto sobre estas líneas es un filtro que se ha usado con éxito en la recuperación de pacientes con Covid-19 en estado crítico, reduciendo el nivel del virus en sangre de forma drástica. Se llama Seraph 100 y ha sido desarrollado bajo los auspicios del Departamento de Defensa norteamericano y su programa para eliminar cualquier pandemia futura del globo.

Tanto la idea de un filtro que elimina virus y bacterias como el programa para atajar cualquier pandemia, sea la que sea, suena a ciencia ficción. Pero ése es el espíritu de DARPA, la agencia de investigación avanzada para la defensa de los Estados Unidos que surgió como respuesta al lanzamiento inesperado del Sputnik, el primer satélite artificial de la historia.

Un espíritu que el Dr. Matt Hepburn — coronel retirado del ejército americano que dirige la oficina de biotecnología de la agencia — describió al prestigioso programa semanal 60 Minutos de la CBS: “esa es la belleza del modelo DARPA. Retamos a la comunidad de investigadores para que creen soluciones que pueden sonar a ciencia ficción. Estamos dispuestos a arriesgarnos con inversiones de alto riesgo que pueden no funcionar pero que, si funcionan, pueden cambiar el panorama completamente”.

Les ha salido bien en incontables ocasiones. Desde la invención de internet a la construcción de aviones invisibles al radar o el GPS, la lista de innovaciones revolucionarias de DARPA es interminable. Y ahora, el programa en el que trabaja el Dr. Hepburn podría volverlo a hacer. “El director de DARPA fue muy claro [cuando me contrató]: tu misión es eliminar las pandemias”, declaró a 60 Minutos. “Si queremos hacer que [una pandemia así] no vuelva a ocurrir, tenemos que ser más rápidos la próxima vez.”

Atajar y destruir los virus

Uno de los inventos que mostró Hepburn es precisamente para ser más rápidos: un bio-gel creado para monitorizar el cuerpo en todo momento. Es el pequeño objeto verde que flota en un vial, en la foto bajo estas líneas. Lo quieren inyectar en todos los soldados de los Estados Unidos para evitar que algo como el Covid-19 les deje fuera de juego. El virus ha infectado a más de un cuarto de millón de soldados y sus allegados, algo que una superpotencia no se puede permitir.

Según Hepburn, este dispositivo es capaz de detectar cuando va a enfermar un humano antes de que muestre síntomas. Cuando se activa — “como la luz que indica que hay comprobar el motor de un coche”, dice — el soldado usa un pequeño dispositivo que recoger una muestra de sangre en una cápsula. Según él, basta con meter esta cápsula dentro de una máquina electrónica para saber si hay una infección y aislar al paciente inmediatamente para cortar la cadena de contagio de raíz.

El filtro contra el Covid-19 es parte de la misma estrategia, producto de un concurso para crear un mecanismo para limpiar la sangre de infecciones, eliminar patógenos ultra-resistentes a medicamentos y prevenir shocks sépticos. Hasta que llegó la pandemia.

Ahí fue cuando DARPA entró en modo de emergencia y puso todas sus investigaciones para parar el Covid. Los inventores — la compañía californiana ExThera — probaron su filtro con sangre infectada con Covid-19 y, sorprendentemente, el dispositivo eliminó la mayor parte del virus.

Éxitos en las pruebas

El éxito de laboratorio llevó a un estudio con dos casos de infección extrema. Los dos pacientes fueron sometidos al tratamiento, que básicamente les conecta a una máquina de diálisis equipados con el Seraph 100. El material de las micropartículas del filtro tiene propiedades que le permiten capturar bacterías y virus como el Covid. Al cabo de unas horas, la sangre del paciente está limpia.

Ese ensayo fue un éxito y el Departamento de Defensa norteamericano dio luz verde a un ensayo clínico aprobado por la FDA, la agencia federal norteamericana del medicamento. Hasta ahora, según el programa de investigación de la CBS, casi 300 pacientes en estado crítico han sido tratados dentro del programa experimental.

Según cuenta el Dr. Brian Rifkin — que está usando el Seraph 100 junto con el neumólogo Dr. Steven Stogner en el hospital general de Forrest, en Hattiesburg, Mississippi — “de los 17 pacientes hasta la fecha, doce han sido dados de alta, cuatro todavía están hospitalizados y uno ha muerto de complicaciones no relacionadas con el Covid o el tratamiento”.

Rifkin ha visto lo que otros médicos a cargo de estas pruebas: con un tratamiento de cuatro a seis horas, los pacientes ya experimentan cambios, con mejoría a las 48 horas después del tratamiento.

Ensayo en Europa y España

En Europa el efecto parece haber sido sido el mismo. El profesor Jan T Kielstein, director de nefrología, reumatología y purificación de la sangre en el hospital de Braunschweig, Alemania, y líder del despliegue de este filtro, declaró que está “satisfecho con la mejoría generalizada de los pacientes con Covid-19 durante y después del tratamiento” al diario Irish Times.

Ahora el ensayo se va a repetir en España. Según la empresa española Cardiolink Group, la agencia española del medicamento ha aprobado un programa para probar el Seraph 100 en 42 pacientes críticos con Covid-19 bajo supervisión del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y el Hospital Universitari Vall d’Hebron de Barcelona.

Pero la ambición de DARPA va más allá de estos dispositivos de detección y filtración de virus y superbacterias. Su objetivo es poder desarrollar vacunas en cuestión de días en vez de meses para poder atajar cualquier pandemia de forma casi inmediata.

Vacunas en tiempo récord​

Parece que van por buen camino. Según 60 Minutos, el Dr. Hepburn lanzó un desafío — con muchos millones de dólares de por medio — para desarrollar 20.000 dosis de una vacuna en 60 días, una capaz de generar anticuerpos para parar cualquier infección. Los científicos se rieron porque eran imposible: normalmente estos desarrollos tardaban meses.

El reto — que costó 28 millones de dólares — consistió en analizar todas las células de un tubo lleno de sangre de un superviviente de una infección y dar con la cura de la enfermedad. El equipo del Dr. James Crowe — un investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt — lo logró en 78 días.

Después llegó el Covid y el Pentágono lanzó al equipo del Dr. Crowe en la búsqueda del anticuerpo en supervivientes del virus. También tuvieron éxito y esa investigación fue la base de AstraZeneca. Los mismos principios fueron usados por otros equipos y, según el Dr. Crowe, esos 60 días serán el estándar mínimo a partir de ahora.

El siguiente objetivo: una vacuna que elimine todos los coronavirus, incluyendo el catarro común. Un santo grial que podría salvar millones de vidas en el futuro y ahorrar billones de euros.

Fuente: El Confidencial

Continua Leyendo: La aeronave más grande del planeta es secreta y será 100% eléctrica


Únete a nuestro canal en Telegram Noticiero de Venezuela

Síguenos en Nuestras Redes Sociales:

Facebook: Noticiero de Venezuela

Instagram: @noticierodevenezuela

marketing digital